martes, 1 de agosto de 2017

pARA mIS hIJOS.





Dame un abrazo sincero.
Dame un achuchón de esos que te estremeces por dentro.
Déjame acariciar tu suave piel.
Déjame ver lo que piensas a través de tu mirada.
Eres mi pequeño ángel, mi anhelo y mi tesoro.
Déjame trenzarte el cabello.
Cómo me gusta acariciarte y escucharte decirme: mamá sigue.
Escuchar tu voz y tu risa son mi música y mi bendición.
Cuanto disfruto durmiendo a tu lado, pegaditos y en silencio.
No cambiéis nunca mis tesoros, yo siempre estaré aquí para cuidaros.
Hasta mañana, que descanséis bien y que soñéis con los angelitos.



                                                                                                     Paula Cruz Gutiérrez.
Publicar un comentario